Archivos de la categoría ‘Hablemos un poco’

Comienzos difíciles

Publicado: marzo 8, 2013 en Hablemos un poco

Despues de más de 2 años sin escribir en el blog, he decidido que ya va siendo hora de cultivar la vena literaria que todos llevamos dentro, y que sólo unos pocos individuos, “sin vergüenza ante el fracaso”, nos atrevemos a exponer.

Han sido realmente 2 años de cambios importantes para mí. Quizás el entorno y la situación que atravesamos hayan contribuido a ello. O simplemente que el aburrimiento y la falta de estímulos en la vida cotidiana han ayudado.

Sea como fuere, quiero volver a lanzar mi grito al cielo y plantear las más personales opiniones que dispongo, aún a sabiendas que se verán ocultas entre las muchas voces que se alzan en estos tiempos convulsos. Si consigo que sólo un respetable lector dedique unos minutos a escucharme me daré por satisfecho. Si tú eres ese lector, mi agradecimiento de antemano y mis más sinceras gracias por tu atención.

Anuncios

Viper

Tras siete años sin ningún cambio, se anuncia el estreno del nuevo Dodge Viper SRT10. Su estreno será en le Salón del Automovil de Los Angeles. Con un motor V10 y los nada despreciables 600 CV de potencia promete ser una de las grandes novedades del año.

Vuelven las dudas, ¿Dodge Viper SRT10 vs Chevrolet Corvette ZR1?. Rivales de antaño ……..

Es cierto que cada uno relata la “feria” tal y como le va en ella. Y cuando digo esto, me estoy refiriendo a la vida que, a todos y cada uno, nos toca vivir.

Este razonamiento viene a raíz de una conversación que tuve, hace pocos días, con un gran amigo (persona respetable y de cuerdo razonamiento, del cual no debo dar más detalles), acerca de la situación actual y las expectativas de futuro de nuestro país.

Los datos que barajamos son claros y no admiten discusión alguna. Elecciones generales dentro de 5 meses; noticias y datos que auguran un cambio económico y la posible entrada en un proceso de recesión en un escenario temporal más bien corto. El sector de la construcción empieza a dar signos de desaceleración y estancamiento (a este tema ya le he dedicado varios posteos, con mayor o menor acierto). Por otro lado, nuestro gobierno y el mayor partido de la oposición (éste, más que el primero) mantienen abiertos frentes de polémica y discusión sobre una posible ralentización de la producción y un posible incremento de la tasa de paro en el próximo año. La monarquía ya se ha convertido en un tema de debate más y, frente a los defensores de la corona, que apoyan la necesidad de mantener un estado monárquico, surgen las voces de los “republicanos” (con todo el respeto para aquellos que defienden la supresión de esta institución).Y, para colmo de males, algunas de las autonomías que configuran el Estado español plantean procesos de independentismo e independencia.
Estos son los datos objetivos y, a partir de aquí, empiezan las hipótesis.

Pues mi amigo J, que es un poco de “izquierdas” (aunque nunca entenderé este tipo de conceptos, pues se supone que todos los partidos políticos tienden al “centro”, salvo casos de nacionalismo exacerbado), se plantea un escenario de continuidad; cuando digo ésto, me refiero a que él espera que el gobierno de nuestro país continué en manos del partido político actual; ó, por lo menos, le agradaría que siguiese. Como todos sabemos, es una opción posible y nada descabellada.

Pero el problema viene en cuanto no comulgas con este tipo de pensamientos: ”Lo que pasa, es que tú eres de derechas !!!”. Sí, sí; señores, en este país, solamente se puede ser de “izquierdas” ó de “derechas”. No tenemos término medio. Las ideologías las marcamos por estos parámetros tan simples, y efectivos a la vez.

Mi explicación es muy simple; no se trata de ser de un partido u otro (sí es cierto que todos los ciudadanos debemos posicionarnos en el momento de acudir a las urnas, pero no en el debate diario, común y callejero); simplemente evaluar los hechos objetivos que apreciamos y pensar si la gente que se encuentra en el poder lo esta gestionando bien ó mal.

Los que sean favorables al partido gobernante, obviamente, verán el vaso medio lleno; los contrarios, medio vacío. Pero lo que sí es indiscutible es que, tanto unos como otros, no podrán negar los datos. Al final, las reelecciones ó cambios de gobierno se basan en la percepción de la gente sobre la realidad “tangible”; en mi modesta opinión, cuando en periodismo se habla de carisma, ideología política, presencia del candidato ……. , se esta obviando el mayor poder de decisión que tiene el electorado.

Mi vecina, señora mayor y agradable, a la par que una gran “ideóloga social”, no sabe evaluar si el actual presidente de gobierno es simpático, ó si sabe llegar a las masas con su discurso, ó si su presencia es aceptable ó rayando la desfachatez. Herminia escruta los datos objetivos; la cesta de la compra le cuesta más que hace 1 año;  su hijo, estudiante informático, “sueña” con poder adquirir una vivienda y se lamenta del precio al que se ha puesto la electricidad.

Herminia no es de “derechas” ni de “izquierdas”; Herminia es una mujer de centro; del centro de Madrid.

Cada vez hay una mayor temática de blogs y, prácticamente, no hay nada sobre lo que la gente no escriba.
Sin embargo, navegando como es costumbre, he encontrado un blog que me ha impresionado grata y positivamente.

indigencia

Se trata de un espacio reservado a los más necesitados, aquella gente a la que pocas veces dedicamos nuestra atención (de manera muy negativa por nuestra parte, pues, al fin y al cabo, la ayuda a los necesitados es una de las prioridades a las que todos deberíamos atender de forma prioritaria). Como su propio nombre indica, este blog esta desarrollado por personas desfavorecidas (no utilizaré el témino “indigente” por si alguien puede sentir la parte más despectiva de la palabra) y, sí señores, los propios contribuyentes de dicha página son individuos perteneciente a este colectivo. No por ello son distintos a cada uno de nosotros; simplemente, el rumbo de sus vidas les ha llevado a esta situación, no agradable para nadie.

Me ha parecido estremecedor las experiencias narradas, así como las múltiples experiencias detalladas. Y creo que la intención no debe ser esa, impactarnos ó llamarnos la atención sobre sucesos y vivencias que se dan todos los días a nuestro alrededor. Creo que la principal finalidad que todos debemos sacar es la de remover nuestras conciencias, la de hacernos mirar hacia esta realidad y empujarnos a ayudar con todas nuestras fuerzas. La principal cualidad que destacaría es que no se tratan de relatos contados en tercera persona, ni sucesos que alguien ha visto ó conocido. Estamos hablando de personas que viven esa situación, que nos la muestran y que nos enseñan lo duro que puede ser la vida.

Creo que no podemos permanecer impasivos; creo que nuestra obligación es colaborar (ya sea de manera modesta ó con grandes aportaciones, cada uno en base a sus posibilidades); creo que debemos mentalizarnos que esta realidad esta a nuestro alrededor; y creo que deberíamos comparar nuestros problemas “banales” con los verdaderos problemas de esta gente, para darnos cuenta que no poder comprarnos el último grito en automóvil ó no poder veranear en las playas de moda, no es nada si se compara con el echo de dormir en la calle ó preocuparse sobre si hoy alguien no podrá comer.

Y, en serio, este tipo de blogs no son ningún efecto publicitario ni ninguna campaña de marketing agresiva; estos blogs, sólo y llanamente, nos muestran la cruda realidad.

Mi más sincera enhorabuena y apoyo. Muchas gracias por todo. Y, sobretodo, gracias por mostrarme la realidad.

Tú mandas

Publicado: agosto 6, 2007 en Hablemos un poco

Acabo de terminar de leer uno de los libros que quizás más me haya atraído en los últimos meses; se llama “Micropoder: La fuerza del ciudadano en la era Digital”, de Javier Cremades. Se trata de un ensayo muy interesante sobre el papel de los nuevos ciudadanos en la evolución tecnológica de internet y de la famosa Web 2.0. De forma breve, y para no destripar el libro a todos aquellos que piensen adentrarse en él, se narra la paulatina importancia que han adquirido los usuarios en lo que todos denominamos “la red”.

Antes, las empresas y organismos oficiales, llenaban este mar de información y contenidos, para divertimento y consulta de los diversos navegantes ávidos de información. Pero esa tendencia ha cambiado y ha generado una nueva estructura a la que hace falta acoplarse. Ahora son los usuarios los que dominan este flujo de información, proveyendo de contenidos y generando nuevos espacios de información. El poder se ha trasladado hacia el otro lado de la balanza, y el autor estudia este fenómeno desde un punto de vista económico, social, tecnológico y político. Cómo canalizar ese flujo de opinión y cómo dominar a las masas parece ser el gran reto empresarial en los próximos años; de ahí que el autor nos explique los movimientos que ya estan haciendo los “grandes” ante estos cambios.

Todo ésto es muy bonito, y cualquiera de nosotros puede opinar con mucho juicio sobre los aspectos de controversia (al fin y al cabo, muchos escribimos en blogs y formamos parte de ese “micropoder”; analizarnos a nosotros mismos parece una política sencilla y efectiva). Pero hay una inquietante pregunta que surge y sobre la que quiero encontrar una respuesta.

 ¿Qué papel juegan en este “nuevo gobierno” los gurús de la red, los tecnoinfluenciadores de la opinión?. Con ello me refiero a los grandes bloggers, las personalidades de referencia a los que todos leemos diariamente, bien por su mayor conocimiento de la red ó por simple devoción ideológica. Todos sabemos que sus opiniones y comentarios redirigen los flujos de opinión del resto de internautas hacia los diversos puntos de información que son objeto de debate en este complejo mundo.

En mi opinión, éstos no son sino los generales de este creciente ejercito silencioso. Todas las masas necesitan voces, representantes, y su papel no será otro que el de redirigir toda esta fuerza hacia fines más altos. Pero, como siempre ha ocurrido en la historia de la humanidad, los dirigentes se corrompen; el poder les hace egoístas y les desvía del camino, para permitirles alcanzar sus objetivos personales frente a lo colectivamente aceptado.

 Confiémos en no tener que dar un golpe de estado y derrocar a los que hoy admiramos. Todo hombre es humano.