Posts etiquetados ‘pp’

Esta mañana he leído en la página de mi gran amigo Javier de Ríos su último comentario, como siempre, acertado y referente a la mayor de las actualidades; las elecciones.

Como liberal socialdemócrata, me parece muy respetable su opinión y comparto alguno de los puntos de vista que me ha planteado (además, de forma personal, que es como mejor se hablan de estos temas), pero discrepo de otros muchos.

Por ello, me parece justo, que si él pide publicamente el voto para Zapatero, yo también exponga mis condiciones por las que votaré a Rajoy y a su niñita (y no sólo a Mariano, sino también para el PP, como fuerza política).

La gente no ha querido entender que Victoria Esperanza, la famosa niña de Rajoy, es un símil; en vez de eso, la burla y la mofa se ha centrado en la comparación y la cursileria del anuncio. Representa el futuro, los acontecimientos que se avecinan, qué nos espera en los próximos años venideros. Da igual que haya utilizado una niña como metáfora, un conejo ó el nacimiento del último ejemplar de lince en nuestras reservas naturales. Sólo es una imagen. Y tan mala no debe ser cuando hasta las yankis la han copiado.

Y Mariano si tiene planes para esa niña (no hagamos demagogia); os adjunto el enlace al programa electoral del PP y, como se puede comprobar, esta lleno de propuestas, iniciativas e ideas. Este programa tiene muchos puntos neurálgicos comúnes con el presentado en las anteriores elecciones; y, por qué no decirlo, muchos de estos puntos han sido copiados por el gobierno a lo largo de la presente legislatura como ideas propias (bajadas de tipos impositivos, acometidas en infraestructuras, …..). Por lo tanto, esa niña sí tendrá medidas acorde con sus necesidades.

Todos los políticos mienten, creo que a estas alturas nadie dudará de esta afirmación; sin embargo, una mentira siempre es perdonable (no es tarea de hombres pedir la perfección de sus semejantes). Lo que esa niñita no puede permitirse es vivir en una sociedad donde la mentira esta instaurada y aceptada generalmente. Y, lo más grave bajo mi punto de vista, vivir rodeada de mentiras sobre las que nadie pide disculpas; porque, entonces, esa zagala se volverá mentirosa (“allí donde fueres, haz lo que vieres”). Rajoy es claro en este punto; “no va a negociar con terroristas, no va a negociar con los independentistas que pretendan fraccionar España, …..”. Se puede estar más o menos de acuerdo con las ideas, pero lo que sí es seguro es que, de antemano, me esta afirmando que NO ME VA A MENTIR. Y si lo hiciese, ya le castigaríamos los ciudadanos en las urnas. Esa es la cuestión; durante estos últimos cuatro años, el gobierno me ha estado mintiendo; y ahora, se lo voy a cobrar con mi negación de voto.

Por todo lo anterior, puedo afirmar que el próximo domingo votaré a Mariano Rajoy; pero respeto mucho y me parece admirable la actitud de todos aquellos votantes que vayan a apoyar a otras fuerzas, ya sea a Zapatero cómo a otros candidatos. Y mi gran amigo Javier siempre contará con mi amistad y el mayor de mis respetos, deseándole que su elección le depare el mejor de los futuros (al igual que deseo que le vaya muy bien a la niña, claro está, y que crezca fuerte y sana).

Buenos días y buena suerte.

A raíz del nombramiento de Manuel Pizarro como militante del Partido Popular y segundo de abordo por la Comunidad de Madrid (comunidad donde van los aspirantes a Presidentes del Gobierno), he oído muchas críticas y resquemores, no sólo por parte de sus opositores. Esto me lleva a pensar que quizás mucha gente desconoce los méritos ó logros de este turolense, ó quizás que simplemente se debe a la envidia innata a la condición española. De una forma resumida podemos sintetizar su trayectoria en un pequeño esquema:

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, consiguió con 29 años una plaza como Abogado del Estado y posteriormente Agente de Cambio y Bolsa (1987).

Vicepresidente de la Bolsa de Madrid (finales de 1995).

– Miembro del Consejo de Administración de Ibercaja desde mayo de 1994, fue nombrado presidente de la entidad en Zaragoza, Aragón, y la Rioja en noviembre de 1995.

– En 1998 fue elegido Presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), cargo en el que permaneció hasta 2002.
Durante ese periodo, fue el artífice de la reforma de las cajas introducida en la Ley Financiera. Abandonó la dirección de la CECA antes de la aprobación por las Cortes de la nueva normativa, a pesar de que el 20 de febrero de 2002 había sido reelegido para otro mandato.

– Pizarro fue nombrado Presidente de Endesa en mayo de 2002 , empresa de la que era consejero desde 1996 y vicepresidente desde 1998, en sustitución de Rodolfo Martín Villa. Actualmente es Presidente de honor de Endesa y Vicepresidente de Bolsas y Mercados Españoles.

– Es Académico de Número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, Académico de Número de la Academia Aragonesa de Jurisprudencia y Legislación y Director de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País.

En mi opinión, creo que estamos hablando de un hombre de reconocido prestigio y con una carrera profesional ligada al sector financiero, avalada con grandes logros. El caso es que ahora se le acusa de pasar a la política “no sé muy bien con que fines” (poder, fama, reconocimiento,….).

Pero desde luego, hay una lógica aplastante que nadie puede negar; su transición a la política no es por dinero, pues tras recibir el suculento “finiquito” de su abandono de Endesa y las múltiples y cuantiosas ofertas que le habrían salido en el sector privado, este hombre “ha perdido más de lo que podría haber ganado”.

Los grandes retos que le esperan (en caso de que su candidatura salga elegida) no son tampoco plato de buen gusto. Supuestamente, debería reconducir, estructurar y organizar una economía que ya se encuentran enmarcada en un proceso recesionista generalizado, afrontar los descensos de la producción nacional y las tasas de paro crecientes. Nos esperan años de penurias donde los logros costaran mucho esfuerzo, y donde las políticas “sociales” (tan agradables para el electorado) se verán restringidas por las necesidades económicas.

¿Altruismo desinteresado?, ¿Vendetta personal hacia quienes intentaron hundirle?, ¿Ansia de poder y reconocimiento general?.